"Un home desproveït del seu parlar, i això vol dir del seu pensar, no és res. És com un caragol buit sense closca, o una ganiveta sense fulla ni mànec, o com un desert sense arena ni pedra". Sic isti nostri sunt (Cosme Aguiló)

"Jo estim totes les terres i em sent entre germans amb gent de totes les nacions, races, religions i opinions, i crec que el motiu és que estim tant Mallorca. El meu amor a la meva terra em fa comprendre l'amor d'un castellà a Castella, d'un irlandès a Irlanda, d'un indi a l'Índia". Joan Mascaró Fornés, el guia espiritual mallorquí dels Beatles


divendres, 3 d’agost de 2012

La vertadera història de la marató

Font: http://clasicascheste.blogspot.com/2006/12/fidpides-el-corredor-de-maratn-y-el.html

Según Herodoto Historiae VI, 105 fue el hemerodromos (mensajero de larga distancia) enviado por Mílciades a Esparta para pedir su apoyo en la Primera Guerra Médica. Recorrió aproximadamente los 250 kilómetros que separan Atenas de Esparta... ¡en menos de 48 horas!. Los espartanos se encontraban éstos en plena celebración religiosa, la Karneia, por lo que no podían combatir hasta la próxima luna llena. Ello suponía una espera de seis días, así que Milcíades decidió intervenir a pesar de todo y venció. Cuando llegaron los espartanos, felicitaron a los atenienses y regresaron a su patria sin combatir. Se creía que la batalla habia sido el 29 de septiembre del 490 a C., pero en la actualidad se propone un cambio en la datación tomando como referencia la fiesta de Karneia en el calendario espartano y no en el ateniense, así la fecha aceptada es la del 12 de agosto.

Pero Heródoto no habla de la marcha de Fidípides a Atenas para anunciar la victoria. El primero en mencionar esto es Plutarco,(unos 500 años después de estos hechos) que atribuye la acción a Eucles o Tersipo, y Luciano de Samosata (125-181) nombra ya a Fidípides. La leyenda es retomada en 1820 por Elizabeth Browning en su poema The Batlle of Marathon, obra romántica de gran éxito que fija la leyenda del corredor de Marathón tal como hoy la conocemos. Entusiamó al mismo Barón de Coubertin, quien incluyó en los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna, Atenas 1896, un marathón (de 41 km 800 metros) aunque no se correspondía con ninguna de las pruebas atléticas de la antigüedad. En esta ocasión ganó un pastor griego llamado, Spiridion Louis.

A partir de este momento, la prueba de maratón suele ser prueba de clausura de toda competición atlética, incluidos los juegos Olímpicos. Había nacido el Maratón como carrera atlética. Finalmente en los Juegos Olímicos de Londres de 1908, la carrera pasó a ser de 42 km y 195 metros pues esta era la distancia entre Windsor y el Estadio olímpico. Inspirados en la verdadera carrera de Fidípides, un grupo de corredores británicos de la RAF (Royal air Force) estudiaron las posibles rutas seguidas por el hemerodromos y crearon el Spartathlon, que se celebra anualmente desde 1982 entre Atenas a Esparta.

Es considerada por muchos como la carrera de resistencia más dura del mundo: los casi 250 kilómetros deben completarse antes de 36 horas. Cada año acuden a esta cita numerosos participantes, de los que menos de la mitad consiguen llegar a la meta. Eso sí, aquellos que lo consiguen pueden estar doblemente orgullosos: no sólo cubren distancias que otros no pueden ni siquiera imaginar, sino que además, ellos sí, lo hacen siguiendo las huellas del mítico Fidípides.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada